Arte convergente

Publicado originalmente en El Diario de Sevilla

Arte-convergente_1186091475_74232011_667x375

Detalle de la obra de Carmen Calvo, invitada a Rafael Ortiz.

 

 

  • ARTSevilla se afianza como nexo entre creadores y otros profesionales de la cultura
  • En la cita, que despide hoy su tercera edición, destacan las muestras de Rafael Ortiz y Carmen Aranguren

    ARTSevilla, un evento cuyo principal valor es fomentar el encuentro entre profesionales de diferentes sectores del entorno artístico en la localidad, celebra hasta hoy domingo su tercera edición. Este año incorpora algunas novedades en su programa, como la disposición de la Sala Atín Aya, espacio que desde el pasado día 11 alberga ofertas expositivas y a la que se suman la Sala Santa Inés, Espacio Laraña, Caótica, Cámara de Comercio y Casa de la Memoria.

    Junto con la colaboración también del sector universitario, donde participan la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, la Universidad Complutense de Madrid y el Camberwell College of Arts de Londres, ARTSevilla se complementa con las Jornadas Culturales donde se exponen asuntos referentes al panorama artístico actual, con la idea de propiciar un mayor acercamiento a través del cruce de experiencias entre jóvenes artistas y aquellos cuya carrera cuente con una mayor consolidación. Además, una de las propuestas más interesantes es la sección The Guest, donde un total de quince galerías y espacios culturales como Rafael Ortiz, Espacio Olvera o Diwap –entre otros– participan con la inclusión de artistas invitados en su espacio durante el evento, un atractivo modo de establecer el necesario vínculo entre artistas y público general con el sector comercial, clave en la promoción artística. El joven evento ha comenzado su andadura en un entorno difícil para el mercado del arte, y en una ciudad que ya contaba con un entramado cultural contemporáneo no abundante pero sí de gran interés. Es una realidad que el mercado del arte a nivel nacional no pasa por su mejor momento, sin embargo, más allá de esta contextualización que ya tenemos asumida, hay que valorar el interés común de las entidades participantes en superar estas barreras y aunar fuerzas para difundir su trabajo y acercar una propuesta del entorno artístico contemporáneo a la ciudad. Sin embargo, la mayor aportación de ARTSevilla es el modo en que está arrojando luz a la realidad artística del sur, ayudando a visibilizar los diferentes –y dispares– modos de entender el arte y de trabajar en él. Esta conjunción de artistas, galeristas, espacios culturales y demás profesionales del entorno cultural sirve sobre todo para poner sobre la mesa cuestiones a debatir en cuanto a mercado, criterios de trabajo, situación del arte actual, etc.

    Dentro de la oferta expositiva de este encuentro, es valorable la amplia diversidad de estilos y enfoques que acoge la feria y entre los que cabe destacar algunos proyectos como Los colores de Goethe en el espacio Carmen Aranguren Fine Art, obra del artista Tomás García Asensio. La muestra presenta una serie de seis pinturas en las que queda patente el estudio del color que el artista lleva realizando a lo largo de su carrera. Su obra se mueve dentro de la abstracción geométrica, evitando toda asociación simbólica y representativa, ya que su interés se centra en la experiencia a través de la percepción del color. García Asensio formó parte de los artistas que pasaron por el Centro de Cálculo de Madrid, donde se celebraron los Seminarios de Generación Automática de Formas Plásticas (1968-1973) de los que también fueron partícipes artistas como Elena Asins, Gerardo Delgado, Eusebio Sempere y Soledad Sevilla entre otros.

    En la Galería Rafael Ortiz encontramos como artista invitada a Dorothea von Elbe, cuyas obras muestran su interés en la naturaleza y la característica sutileza en sus representaciones. La artista realiza una búsqueda de la armonía a través de cada uno de sus dibujos, en los que estudia estilizadas formas vegetales que emanan una gran poesía. También en fotografía la artista refleja el modo en que el paisaje le sirve como fuente de inspiración, demostrando una gran habilidad en captar la fuerza serena de la naturaleza. El trabajo convive con el de Carmen Calvo, artista galardonada con el Premio Nacional de Artes Plásticas 2013 y cuya obra nos habla del fragmento como modo de evocación de la memoria. Dentro del estilo en tono crítico que le caracteriza, el interés de la artista se centra en la mirada, tanto en la de los personajes que incluye en sus obras como en la del espectador que se enfrenta a las piezas. Unas obras en las que la artista nos invita a indagar en nuestro propio ideario personal, en los fragmentos de nuestra propia vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s