“COMPRAMOS TU ORO” El artista Anders SCRMN Meisner en AJG Contemporary Art Gallery

 Image

Anders SCRMN Meisner. Sister 3.
Dibujo a tinta, lacre y collage sobre grabado antiguo. 

La importancia de la historia como elemento determinante en el desarrollo de la identidad no sólo del individuo, sino de la sociedad, queda materializada en los objetos que formaron parte de ella, como testigo de su existencia, como resquicios de vidas pasadas. Los negocios de compraventa de oro nos recuerdan insistentemente nuestra creciente necesidad de despojarnos de los objetos de valor, y por tanto, de nuestros recuerdos. En base a este dilema surge la noción de la vida y muerte del objeto: éste vive en tanto que le han sido otorgadas cualidades humanas, aquello que nos hace conservarlos, lo que nos une a ellos más allá de lo meramente utilitario. No obstante, hoy día las circunstancias –sobre todo económicas– que nos rodean ponen a prueba estos principios y nos empujan a provocar la muerte del objeto, que acontece cuando éste concluye su cometido: nuestros objetos de valor, aquellos que cobijaban nuestros recuerdos, se ven abocados a la conversión de un elemento cuyo valor se ve reducido a lo cuantitativo. SCRMN reelabora la idea de vida de los objetos  haciendo uso de ellos para transformarlos en obras de arte: desde el uso de la pasta de un viejo libro como soporte, pasando por los recortes de imágenes o el uso de base de papel envejecido. De este modo sus piezas, al igual que nuestros objetos, dejan de serlo para convertirse en símbolos.

En sus dibujos, Anders  SCRMN hace confluir en una misma vía dos conceptos antagónicos: el drama y el humor. Esta afirmación paradójica se percibe igualmente en sus piezas, especialmente en los collages donde el espectador sumerge su mirada en medio del entresijo de ideas y donde cada elemento alberga su propia razón de ser. Los collages se conciben como una especie de  cosmos con significados absolutos en sí mismos, en los que crea una asociación de ideas entre los dibujos, fragmentos de realidad que el artista transforma en conceptos que funcionan tanto de manera independiente como a nivel de conjunto. Temas como la colonización en América  –el papel de la religión cristiana y la evangelización como pretexto de invasión territorial–, la esclavitud –no sólo la del sometimiento invasivo, sino la tecnológica en la actualidad–, guerras, política e incluso la naturaleza, atestiguan el interés del artista por concebir el presente desde una amplia perspectiva histórica y temporal, así como por las cuestiones del devenir en las sociedades poniendo de relieve una realidad incuestionable del ser humano desde el comienzo de su existencia: el inevitable instinto de dominación.

La historia adquiere un papel predominante en la obra de SCRMN; cada imagen-icono viene generalmente acompañada de palabras que ayudan al espectador a focalizar las cuestiones sobre las que el artista manifiesta sus reflexiones sobre los acontecimientos históricos más influyentes que han dado lugar a la conformación de nuestro presente. Con estas palabras, SCRMN potencia el sentido irónico de la relación de ideas que emergen de sus dibujos para establecer un juego en torno a ambigüedades de significado de un mismo icono: la cruz como símbolo de salvación y sometimiento, la tecnología como liberador y esclavizador de nuestras acciones, el oro como generador de opulentas vidas y a su vez, razón de muerte…

Los grabados intervenidos, como  Serie de hermanas o El Cardenal se configuran como claros ejemplos de esta revisión del pasado histórico abordado desde una perspectiva actual, en las que el artista plasma una visión personal modificando la imagen, para conseguir una nueva apreciación de ese icono que devuelto a la vida, mutándola en obra. Esta idea de vida, muerte y resurrección del objeto alberga una clara alusión a los postulados que la religión arrastra en nuestra tradición, y es el artista en este caso quien dispone del destino de los objetos.

Finalmente, obra de SCRMN es una reflexión de la vida actual, sin una intencionalidad previa de crítica, pero si de estimular y generar ideas alternativas en el espectador, de asumir la realidad desde la consciencia y por tanto, en consecuencia, y así como ocurriera con la muerte del objeto, cuya alma perece al dejar de albergar contenido emocional, el ser humano puede llegar a la resignación y es cuando se vacía de contenido,  se torna un ente sin memoria, muere.

María Arregui

Image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s